El Yoga

La palabra Yoga significa “unión”. Primero unión con uno mismo, en la integración de todas las capas y estratos que componen la estructura personal. Y después, la unión consciente del individuo con el universo que le rodea. Pero en el desarrollo de la practica, uno va discriminando parte por parte, para comprender esta union, no desde lo racional, sino mas importante, desde lo vivencial y asi lograr una liberacion radical.

 

Realizar una sesión de Yoga es abrir un paréntesis dentro de la ajetreada vida cotidiana para tener la oportunidad de reconectar con nuestro cuerpo, psiquis, mente y espíritu a través de las distintas herramientas que nos brinda el yoga, como a ser posturas (asanas), los ejercicios respiratorios (pranayama), la relajación consciente (shavasana + pratyahara), las prácticas de concentración (dharana) y, finalmente, la meditación (dhyana), entre otros.

El Yoga es el arte del equilibrio personal y la armonía espiritual siendo, a la vez, un instrumento idóneo, completo e integral para cuidar el cuerpo y aquietar la mente generando la posibilidad de obtener un estado de paz interior y un profundo conocimiento sobre sí mismo. El resultado de la práctica favorece la actitud en el día a día, en los aspectos mas cotidianos, de manera práctica y concreta.

 

El Yoga proviene de la cultura oriental, mas específicamente de India, la práctica de asanas se utiliza para mantener, reparar y cuidar todas las células del cuerpo. Lo que nos proporciona una refrescante sensación de vitalidad y optimismo, que naciendo desde nuestro propio cuerpo, contagia nuestra psique y estado anímico, como así nuestra mente y los pensamientos.

 

La respiración es vida y para el Yoga es uno de sus principios fundamentales. La respiración ocurre siempre siendo el soporte energético de todas las demás funciones corporales. Según sea nuestra forma de respirar así va a ser nuestra forma de vivir. El primer objetivo del Yoga es recuperar la respiración natural, equilibrada y armoniosa que con frecuencia ha quedado deteriorada por bloqueos surgidos de tensiones emocionales, intelectuales y físicas, estimulado por los hábitos cotidianos de la vida contemporánea y especialmente por la vorágine que se vive en las grandes urbes.

 

Una respiración agitada y superficial se asocia a un estado mental-emocional alterado. Mientras que una respiración lenta y equilibrada proporciona relajación física, estabilidad emocional y serenidad mental.

Si ajustamos el ritmo y volumen de la respiración es posible eliminar las desarmonías que puedan existir en los niveles físico, emocional y mental. Basta con hacer la respiración más lenta, rítmica y profunda para conseguir una nueva situación de estabilidad y relajación.

 

Es por esto que las prácticas de Yoga que se dan en la Escuela de Hatha Yoga Dinamico, como objetivo primordial en su aspecto concreto, es transmitir a los alumnos, que ellos tienen la capacidad de lograr un aumento en su bienestar, tranquilidad mental y liberación de tensiones, que acompañan una mejora física, sin importar edad. Teniendo en cuenta que con el compromiso de una constante práctica, gradualmente abrirán el camino del autoconocimiento. Como se suele decir: “Sin prisa, pero sin Pausa”

 

“Lo que buscamos es estar en plena actividad, muy tranquilos y relajados, disfrutando de la propia vida.” 

 

© 2006-2020 Escuela de Hatha Yoga Dinámico Argentina - Todos los derechos reservados